Vista cansada o presbicia como problema visual

Vista cansada
Vista cansada
El ojo para enfocar de cerca pone en marcha el mecanismo de la “acomodación”, mediante el cual y por la acción de los músculos ciliares se varía el espesor del cristalino, aumentando por tanto la potencia del mismo. Esto hace que la imagen de un punto cercano se forme en la retina pudiendo verla con nitidez.

Con el paso del tiempo, los músculos ciliares, como el resto de los del cuerpo humano, van perdiendo tono y haciéndose menos potentes. Al mismo tiempo, el cristalino se va haciendo menos flexible, con todo lo cual la capacidad para acomodar y por tanto para ver de cerca va disminuyendo con la edad.

Así podemos definir ya la presbicia como la condición óptica en la cual, debido a los cambios producidos por la edad, disminuye en forma irreversible el poder de acomodación.

La presbicia es, por tanto, una condición fisiológica y no patológica.

La presbicia comienza a manifestarse aproximadamente entre los 40 y los 45 años, y sus síntomas iniciales son muy claros: Se comienza a tener que separarse la lectura o la tarea de cerca y se necesita cada vez más luz. Cuando el esfuerzo es prolongado comienzan a bailar las letras, etc.